entrada principal de la Plaza de Toros de ÉcijaEl mundo taurino de la ciudad de las torres y el sol compuesto por toreros, novilleros, empresarios y aficionados están mostrando desde hace semanas su “malestar e indignación” a través de las redes sociales contra el equipo de Gobierno Municipal (PSOE) por la situación en que se encuentra la Plaza de Toros de Écija.

Un “Coso de Pinichi”, que en las décadas de los ochenta y noventa fue considerada como una de las mejores plazas españolas para llevar a cabo un cartel de lujo con las mejores figuras nacionales del momento y que desde hace casi una década es una plaza “fantasma” con suciedad y llena de vegetación hasta por el graderío de cemento, el cual, se llenaba hasta la bandera cuando toreaba uno de los grandes maestros nacionales como Juan Antonio Ruiz «Espartaco», Enrique Ponce, Finito de Córdoba, Jesulín de Ubrique o el ecijano Pepe Luis Vargas, entre otros muchos toreros que han realizado el paseíllo sobre el albero de la plaza ecijana.

La cual es de titularidad municipal desde la pasada legislatura cuando el Gobierno Local (PP) la adquirió por un valor de más de un millón de euros, desde entonces han sido varias las mociones, proyectos y promesas presentadas al pleno de la Corporación Municipal y la sociedad ecijana y en particular a la taurina para la recuperación de la Plaza de Toros de Écija, las cuales nunca han fructificado.

La última, propuesta es desde hace más de diez meses y consiste en la concesión administrativa a una empresa o empresario privado para que arregle y explote el “Coso de Pinichi” durante varias décadas, una iniciativa de la que no se sabe nada hasta la fecha y que está provocando la reacción del mundo taurino de la ciudad de Écija, que ve como pasan los días, semanas y meses sin que sé de una solución a la recuperación una plaza astigitana.

En la cual esperan realizar algún día el paseíllo las jóvenes promesas de la tauromaquia ecijana, que pese a las dificultades siguen saliendo nuevos novilleros y toreros de una Escuela Taurina de Écija, que está llevando a lo más alto del mundo taurino el nombre de una ciudad torera que reclama poder ver y disfrutar de esta nueva generación de novilleros y toreros en un ruedo conocido entre la población ecijana como el “Coso de Pinichi”.